martes, 4 de febrero de 2014

La Unidad de EII del Hospital General Trias i Pujol publica los resultados de un estudio pionero sobre sexualidad en pacientes con Enfermadad Inflamatoria Intestinal

LA UNIDAD DE EII DEL HOSPITAL GERMANS TRIAS I PUJOLPUBLICA LOS RESULTADOS DE UN ESTUDIO PIONERO SOBRE SEXUALIDAD EN PACIENTES CON ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL.

La calidad de vida se ve afectada en la mayoría de enfermedades crónicas y cada día se tiene más en cuenta en la evaluación de tratamientos. Entre muchos otros aspectos, la sexualidad es uno de los más que más peso tienen en la calidad de vida, especialmente en individuos jóvenes; por esta razón constituye un tema sobre el que los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) frecuentemente presentan dudas y temores. A pesar de ello, la sexualidad ha sido muy poco evaluada en el ámbito de la EII. Bajo estas premisas, las Unidades de EII del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol de Badalona y del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, llevaron a cabo uno de los escasos estudios realizados a nivel mundial en relación al impacto de la EII sobre la sexualidad, y cuyos resultados acaban de publicarse en la prestigiosa revista Journal of Gastroenterology, cuya referencia se muestra al final de este comentario.
El estudio, coordinado por la enfermera Laura Marín, se basó en una encuesta específicamente diseñada por los miembros de ambas unidades de EII y dirigida a aspectos de la vida sexual. La encuesta fue enviada a más de 1500 pacientes con EII entre 25 y 65 años controlados en ambos centros, junto a una carta explicativa del proyecto y un sobre franqueado para su devolución. Además, se solicitaba a los participantes que facilitasen un “control” sin EII con el fin de permitir la comparación entre pacientes e individuos sin EII.
Aproximadamente un 25% de los pacientes a los que se envió la encuesta accedieron a participar (de forma anónima) y devolvieron la encuesta. La limitada participación podría explicarse por la propia naturaleza del tema, todavía tabú en nuestra sociedad. Finalmente, el estudio incluyó 355 pacientes y 200 controles y demostró que las mujeres con EII presentan disfunción sexual con mayor frecuencia que la población general. Las causas por las cuales esto ocurre son todavía un aspecto a investigar, pero podrían estar en relación a múltiples factores y de naturaleza muy diversa (físicos, biológicos, psicológicos,...). Uno de los aspectos que ha destacado el estudio es la preocupación que los pacientes con EII (y muy especialmente las pacientes) tienen por su imagen corporal (efecto de los corticoides, delgadez u obesidad, cicatrices quirúrgicas, ostomías,...) y el impacto que este aspecto puede tener sobre su intimidad y sexualidad.
Nuevamente, queremos agradecer la colaboración de los pacientes que participaron desinteresadamente en este estudio y aprovechamos la ocasión para recodar que iniciativas como ésta ayudan a dar respuesta a algunas de las preguntas que los pacientes plantean con frecuencia a sus médicos.


Más informaciónSexual function and patients' perceptions in inflammatory bowel disease: a case-control survey. Marín L, Mañosa M, Garcia-Planella E, Gordillo J, Zabana Y, Cabré E, Domènech E. J Gastroenterol. 2012 Nov 3. [Epub ahead of print]

3 comentarios:

  1. Yo puedo decir en mi caso q debido al malestar no apetece lero creo q hay algun componente hormonal relacionado

    ResponderEliminar
  2. Soy varón, 49 años, con Crohn diagnosticada hace 23. Yo no he tenido problemas en este aspecto, durante las fases de remisión, claro. Cuando estas con un brote es normal que no apetezca, pero como a cualquier persona que se encuentre mal. Creo que es psicológico, la preocupación excesiva de su imagen, el gustarse. Animo a todo el mundo y madurez. Una buena vida sexual ayuda a sentirse mejor, no la eviteis. Alzará vuestra autoestima. SALUDOS

    ResponderEliminar
  3. Soy varón de 26 años, llevo un año con la ileostomía por colitis ulcerosa y a la espera de la reconstrucción mediante reservorio y nunca he tenido ningún problema sexual y espero no tenerlo tras la operación, en cambio, si he tenido problemas de cálculos renales desde la enfermedad. La primera vez me dio un cólico muy doloroso, pero desde entonces expulso piedras en la orina con bastante frecuencia (una semanal, o una cada dos semanas) sin dolor, un poco de molestia quizás los días previos, pero bebiendo mucha agua y con una dieta libre de oxalatos no lo llevo mal del todo, cuando expulso los cálculos vienen acompañados a veces de sangre en la orina. Un saludo.

    ResponderEliminar